CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

martes, 22 de diciembre de 2009

lunes, 2 de marzo de 2009

Sobre ser payaso de circo


Por supuesto que han pasado varias semanas desde que escribí por última vez. Por supuesto que no se sobre qué escribir pes mi monótona vida no ha dado material novedoso para relatar. Por supuesto que continúo con mis vicios y comportamientos inpropios frente a las personas. Por supuesto que detesto el tener que pretender que puedo cambiar mi modus vivendi con solo pensarlo por un ratito, y el suponer que no es una meta muy lejana solo para despues caer en la realidad que ha sido mi vida: es imposible esa mierda.

Pero todo es parte de lo mismo que he venido haciendo durante meses, lo cual me ha beneficiado/perjudicado en formas de las que sólo me doy cuenta luego de recapacitarlas y hacer el recuento de los daños. Despues de todo, sigo siendo el mismo payaso que empezó este blog hace escazos mes y medio, y evidentemente en tan breve tiempo no puedo decir que he cambiado. Soy el mismo payaso que una vez pensó que la bondad y el compañerismo son recompensados de vuelta solo para ser pateado en el mismísimo centro de lo que vulgarmente denominamos el orto por la siempre prostituta barta que pensamos es la realidad.

Aun ante todo esto, sigo siempre positivo/cínico ante lo que me depara la vida... hasta el punto en que mi pseudo-condición de alcohólico me ha jugado trucos sucios con lo que pienso que es la realidad, lo bueno y lo malo:

¿Cuál es el punto en ser el protagonista heróico de la misma fantasía animada de ayer y hoy, si mañana volveré a ser el mendigo autocompadeciente que no sabe discernir entre el desahogo y el exceso? - Sentir que uno tiene algo por lo que continuar, y creer que uno aun es capaz de aportar algo a la tan vulgar humanidad a la que pertenece.

¿Cómo se puede sobrevivir al temor a los payasos de circo, con sus maquilladas caras y absurdos cabellos acariciados por el humo de un cigarrillo tras bambalinas? - Cayendo en razón de que detrás de ese maquillaje existe precisamente un humano temeroso determinada situación, el cual logra intimidar o alegrar al niño cumpleañero solamente porque está maquillado y sabe adaptarse a su maquillaje, y que una vez despojado de este sigue siendo el mismo infeliz farsante que decidió maquillarse para darle una cara distinta al mundo.

Entonces es cuando entro en razón y reconosco que formo parte de ese mismo circo, en el que aparecen héroes y payasos (entre otros fatídicos personajes), pero que después de el show sigo siendo el mismo rostro sin maquillar y el mismo ego sin alimentar. Y decido por fin dar lo mejor de mi durante ese show, solo porque el público y los personajes así lo exigen.


Después de todo, lo divertido del circo se acaba una vez termina el show....

viernes, 6 de febrero de 2009

Sobre El Locochón,sus formas de proveer y sus consecuencias a largo y corto plazo


El 29 de mayo cumpliré ya 5 años de ser un fumador... fumador en cadena, fumador patológico, fumador insensato... llámenlo como quieran. Ha pasado tanto tiempo que ya ni siquiera se definir mi conducta.

Solía creer que no me iba a afectar tanto.. a pesar de que una de las personas más importantes de mi vida había pasado ya por los maltratos de la quimioterapia a causa de la nicotina principalmente. Nunca me importaron los comentarios ajenos, simplemente he seguido haciéndolo, y a veces noto que lo hago cada vez con más esmero. No hay nada como saborear el asqueroso tabaco, lleno de su inmundicie y su veneno... bueno la verdad si hay algo mejor, y eso es el sabor del tabaco combinado con el alcohol.

Empecé a beber desde los 12 años, pues mis padres consideraron más sensato enseñarme a beber antes de aprenderlo en las calles. Y yo se los agradesco, pues de no ser así hoy estaría tirado en la calle sin alimento y sin vivienda, prostituyéndome por una pacha de guaro. Pero cada vez más siento que sucumbo ante las tentaciones del alcohol, ante el espíritu del vino, ante las enseñanzas del cacique... y creo que las instrucciones de mis padres sirvieron solo para retardar la inevitable verdad: estoy cayendo en lo que un hato de borrachos y yo llamamos la vida locohona.

¿Qué es esto? Inexplicable concepto. La verdad es que quien haya experimentado lo locohón sabe perfectamente de lo que hablo, y probablemente siente lo mismo que yo. Ser locochón es sentir que uno es parte de algo de lo que la gente "normal" se abstiene ignorántemente, pues es lo mejor que existe. Ser locohón es saber que cuando el dinero es escazo El Locohón va a proveer con matices que de otra forma nunca en la vida se darían. Ser locohón es olvidarse de todo y todos los que no pertenecen a este movimiento durante escasas horas de destrucción a base de alcohol, tabaco, psicodélicos, rock progresivo y grunge, y demás remedios para la tristeza... tristeza a la cual volvemos luego de una innecesaria resaca que atenta siempre con nuestro estilo de vida. Ser locohón es abrazar a la persona más proxima a uno y cantar desgalilladamente cuando escuchamos a Bunbury gritar AVALANCHA. Ser locohón es estar en Puerto Viejo, bajo el efecto de los ácidos, hablando un fluido inglés con europeos que se convierten instantáneamente en hermanos, en nacionales, en víctimas del Locochón. Ser locohón es gritar a los cuatro vientos cuando amas a alguien, seas o no el indicado para hacerlo.

Pero ante todo, ser locohón es pasarse de los límites impuestos por nuestra tan grotesca realidad. Sabemos que existe el límite, pero no nos intimida pasarlo, porque creemos ser dueños de nuestra realidad, arquitectos de lo virtual e intangible, cuando somos simples esbirros de los continum espacio-tiempo y malestar-bienestar... nunca podemos dominarlo por más que lo intentemos, y esto tiende a mordernos sádicamente el culo.

...En menos de 2 meses, he perdido muchas cosas. Unas buenas, otras malas, pero mias al fin. Mi vida no podrá volver a ser la de meses atrás. Y si bien El Locohón siempre esta ahí para extenderme sus brazos y mecerme cual madre meciendo a su recién nacido cachorro, este fue quien hizo todo...

A pesar de eso, no me pienso alejar de su nido, pues su nido tiende a ser todo para mí cuando más lo necesito.

Hoy fumo cada vez con más esmero, mientras escribo esto junto a una botella de whisky y dos latas vacías de cerveza. He decidido pasar por cinco años más de suicidio asistido si esto significa poder jugar con la realidad de vez en cuando. Si me muerde sádicamente, sabré amortiguar el dolor, pues estoy preparado.

Ser locohón es saber que uno odia al Locochón... pero amarlo incondicionalmente. Todos quienes hayan pasado por esto, saben perfectamente como me siento al respecto. Y la verdad es que amo ser el bastardo, fumador en cadena, alcohólico empedernido, cantante de bañera, piedrero en potencia, romántico estúpido y homicida-suicida que soy.

Besa a tu madre y déjate caer

domingo, 1 de febrero de 2009

Sobre la extensión fálica llamada "automóvil"...


Nunca la frase extensión fálica tuvo mayor significado que con la incursión del automóvil al entorno juvenil de esta década. Y si, con esto me refiero a que la necesidad de satisfacer la falta de un verdadero falo en los jovencillos (OJO, falo en el sentido psicoanalítico, no hablo de penes en concreto) se hace más alarmante con los automóviles.

La situación es la siguiente: hace poco estuve en una conversación con un tipo que posee un carro deportivo bastante sexy a decir verdad. Entonces conversábamos sobre la gran suma de dinero que va a valer ese auto en unos años después de que le hiciera unas modificaciones... Yo en realidad no se ni una hostia de autos (mi extensión fálica sería la guitarra DE NECESITAR UNA), así que yo simplemente asentía con la cabeza a todo lo que él me decía, pues para no hacerlo quedar mal.

En fin, dentro de todo lo que el tipo mencionó, me llamó la atención que le iba a meter una carajada extraña a los palos que sostienen la compuerta de la cajuela (que difícil usar lenguaje de automóviles...), la cual posee como 30 cm. de ancho y 1 m. de largo porque es un auto deportivo, y el tipo ni siquiera la usa. Entonces me dejé preguntar:

-Viejo... ¿para que putas le va a meter eso si usted ni siquiera usa la cajuela?

Y el repondió: -La verdad... es solo para que este bonito...

...pues meterle ese "extra" le iban a salir como en 100,000 colones... PUTA! CIEN MIL COLONES! Con esa cantidad de dinero me alcoholizo por una quincena entera, o lo invierto en algo como comprar un pedal de efectos para la guitarra (pues no lo haría para que se vea bonita sino para que suene como se debe). Pero gastar tanta cantidad de dinero en una cosa sin sentido para algo que básicamente no se usa y que definitivamente nadie lo va a notar pues... deja mucho que desear en cuanto al futuro de esta Costa Rica.

Para contribuir a mi criterio sobre la extensión fálica que es el automóvil, las habilidades de comunicación inter-sexual de esta persona son verdaderamente deficientes, y más de una vez se ha dejado decir que el propósito secundario (aunque yo considero que es el primero) de su elección de automóvil es el de "alzarse wilas"... sin embargo, en lo que llevo de conocerle esto no ha funcionado, y no va a funcionar a menos de que se consiga a una verdadera crackwhore caza fortunas de los estratos más bajos de la sociedad, y cada vez hay menos de esas (o es mas peligroso ser relacionado con ellas... es decir, ¿quién quiere ser amigo de una crackwhore? mucho menos amante...). Ya cada vez la premisa de Daddy Yankee sobre las tipas culo de gas se hace más y más incierta y lejana.

Ahora bien, hay extensiones fálicas para todo, desde automóviles y guitarras hasta celulares y penes en concreto. Lo que sucede y la crítica que intento enmarcar en este post es que cada vez más las personas tienden a enorgullecerse más y sentir que valen como individuos, no por sus virtudes, ni por sus aptitudes, ni por sus destrezas, sino por cuanto dinero paguen por algún artilugio que verdaderamente está más que sobrado en la escaza vida del ser humano, y simplemente me desquito con el automóvil porque es de las cosas más caras que se puedan comprar (en especial si el auto es deportivo).

No considero un problema comprar un automóvil por la facilidad que este implica a la hora de transportarse a lugares lejanos, ni tampoco el hecho de usar una guitarra para plasmar las ideas musicales que uno posea y que probablemente lo llenen como ser humano, ni mucho menos el hecho de poseer un miebro reproductor monstruoso con el que se sabe que se podrá tener mayor oportunidad de garchar en una noche cualquiera de sábado con una persona cualquiera... pero postrar nuestra necesidad de aceptación y nuestro individualismo en un objeto tan banal es simplemente asqueroso... y es un intento bastardo de ocultar la falta de verdadero talento (o empeño de conseguir uno) que tienen muchas personas.